Gabriel CisnerosEN PALABRA EN PIE SE PUBLICAN ARTÍCULOS, POEMAS, CUENTOS Y OTROS TEXTOS DEL ESCRITOR ECUATORIANO GABRIEL CISNEROS ABEDRABBO, ES UN ESPACIO PARA EL ENCUENTRO DE LOS CREADORES CON EL EROTISMO, EL ARTE Y LA PALABRA, ESPACIO AL QUE PUEDEN ACCEDER QUIENES TRASCIENDAN SUS PROPIOS MIEDOS Y SALTEN DE LA CUERDA FLOJA SIN PERDER EL EQUILIBRIO ANTE LOS DEMONIOS QUE NOS ACOSAN EN LA COTIDIANIDAD.
Chilca Impreso Cultural
-
Les invitamos a revisar la revista cultural... Leer más...
ADVERTENCIA
-
Tú deberías sabersoy un villano mortalque se... Leer más...
ADVERTENCIA
-
Tú deberías sabersoy un villano mortalque se... Leer más...
SIN NOCHE DE BODAS
-
Sabina ebrio en los pómulosnos invita un... Leer más...
LIBROS DE GABRIEL CISNEROS ABEDRABBO
-
Para leer Ceremonias  de Amor y Otros Rituales... Leer más...
SOMBRA DE MI YO
-
¿En donde bulle tu sexo ahora que mi desnudes... Leer más...
Coraza
-
Blindadocon un cielo de vocales tristes, dejo que... Leer más...
Espiral para la fuga
-
IMurió Benedetti,las ciudades siguen vomitando... Leer más...
S / T
-
Que mi amor te llegue envuelto en sedas una... Leer más...
CANTAR SOBRE LA TIERRA
-
Iniciado bandolero  busco entre tu  piel y el... Leer más...

ANÍBAL FERNANDO BONILLA

Palabra en Pie - Escritores Invitados

Aníbal Fernando Bonilla Flores (Otavalo, 1976). Poeta y escritor. Egresado de Comunicación Social en la Universidad Técnica del Norte. Tiene estudios de Jurisprudencia en la Universidad Central del Ecuador. Ha asistido a cursos abiertos de Letras, Literatura Clásica e Hispanoamericana en la Universidad Andina “Simón Bolívar”-Sede Ecuador. Miembro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión” Núcleo de Imbabura y, de la Sociedad Bolivariana de Ibarra. Articulista en varios medios impresos. Ha laborado en radio, prensa escrita y televisión. Se desempeñó como coordinador de noticias de UTV-Televisión Universitaria. Es director general de OTV-Televisión de Otavalo. Concejal de Otavalo (período 2009-2014).


Publicaciones:


•    "Brotes de Intimidad", s/e, 1994

•    "Selvadentro", abrapalabra editores, 1998

•    "Canto Nocturno", Libresa-b@ez.oquendo.editores, 2000

•    “Disquisiciones necesarias acerca de la educación”, imprenta DIKAPSA, 2002
 
•    “Palabra y Parábola”, CCE-Núcleo de Imbabura, 2002

•    “Bajo Ciertas Luces”, CCE-Núcleo de Imbabura, Otavalo, 2003  

•    “Quimeras de Papel en el Umbral de la Soledad”, CCE-Núcleo de Imbabura, Ibarra, 2007

•    “ConTextos” – Artículos de opinión, CCE-Núcleo de Imbabura, Otavalo, 2009


A PROPOSITO DE TU  MIRADA (*)


Quiero reposar
En tu vientre
Y secar las lágrimas
Esparcidas en el papel en blanco.

Recuerdo el dolor
De tus labios
Y la humedad en los míos.

Tengo miedo del vértigo
Que provoca la palabra
De tu sombra ausente.

El amor
Es la brisa
Resistente a la inmundicia
El maleficio
Que estropea al corazón
Que se funde
En la terquedad de las frustraciones.

La felonía se contrapone
Con el ángel de cada madrugada
Con el velero cargado
De sueños inconclusos.

La edad
Es un cúmulo de cenizas
Un artificio para impedir
El degollamiento de gaviotas viajeras.

El insomnio me persigue
Como tus ojos se revelan
En cada pesadilla.

Soy un reo del hastío
Un terrorista construyendo
El paraíso clandestino.

Tu negación es una infamia
Que sobrepasa
Los límites del egoísmo.

Me atrevo
A disparar a los buitres
Que se agolpan en mi féretro.

Seré Guillermo Tell
Para traspasar
La prueba de tu manzana.

Intentaré ahogarme
En las olas
De tu temeroso mar.


DESPUES DE LAS FLORES

En abril
La belleza se observa
Desde el cúmulo
De las satisfacciones.

En abril
La cordura se dilata
Como pétalos con olor a incienso.

En abril
Los días se tornan azules
Iluminando la insensatez.

En abril
La ternura se riega
Por el sendero de las ideologías perdidas.

En abril
La lluvia es una estratagema
Que nos acompaña
En el laberinto de la noche.

En abril
Los amantes
Son dos perlas extraviadas
Con la complicidad de la estrella fugaz.

En abril
Los hombres
Son marionetas solitarias
Buscando los hilos
De la eternidad.

En abril
El mar se esparce
En el corazón roto
Del naufrago.

En abril
Crecen las flores
Se expande el amor...


LENGUAJE DEL SILENCIO

Tus ojos nocturnos
Devoran el cielo
Entristecen la ternura de los pájaros
Aclaran el túnel de la confusión.

Las estrellas deliran.

Tus manos sudorosas
Apagan el fuego
Y cierran
Las puertas de mi infierno.

La profanación se acerca.

Cada día naufrago
Con el aroma
De la inocencia
Con el relicario
De los días benditos.

La locura es la escapatoria perfecta.

La impaciencia
Crece con la humedad
De las lágrimas
Advierte la caída
De los cuerpos.

El amor es el incienso de la vida.

Quiero imprimir
Mi angustia
En la eternidad
De tu piel.

TENTACION  MACABRA

El sexo
Es el juego perpetuo
De seres anónimos.

La clonación del deseo
Confundido entre el jazz
Y el café bien cargado,
La dicotomía de la insensatez
El disturbio
De las ropas estrujadas
En el fondo del océano.

El sexo
Se parece a los hoyos
En el campo de golf.

La locura
Es la plaga inescrutable del tiempo;
El ornamento de la genialidad.

Vivimos en una selva de suicidas
Atormentados
Por la pólvora de los chinos,
Por la sindéresis de lo imposible.

La carne es el síntoma
De un deseo clandestino;
La crueldad que busca
El hombre por minutos.


El sexo
Es el ensueño
De los huesos
El abismo para los religiosos
La perennidad del pecado.       


RECORDANDO EL ABSURDO

Las hojas se retuercen
En el aire del cielo
Clavado en la memoria.

Hay que descifrar
Los latidos incrustados
En la médula
De los muertos orientales.

La Bolivia y treinta y tres
Es un reclutamiento
De bichos incandescentes
De creadores de pesadillas
Acortejadas por los buitres.

Dios
Es una hormona solitaria
Que conversa
Con locos incontables
De pelo largo,
Con prestidigitadores
De casinos lujosos.

Este viaje
Se parece a un arlequín moribundo
A una marioneta inequívoca.

Un temor interno
Me recuerda la camisa de fuerza
Me lleva a terapia intensiva.

EL DIABLO DE MI CUERPO


El poeta
Públicamente desnuda la luna
En noche llena.

El poeta
Delinea cartas profanas
Para luego incinerarlas.

El poeta
Bebe la tragedia
De la insensatez
El memorial
De la amargura.

El poeta
Juega con nubes grises
Que señalan la aproximación
De la penumbra.

El poeta
Se enreda con la eternidad
De la palabra
Con el resplandor de la aurora.

El poeta
Es un fantasma
Sin sueldo fijo
Que procura nuevos años
Plagados de silencio y confusión.

El poeta
Recorre la zozobra
De las arterias humanas,
El camino directo
Hacia el abismo.

El poeta
Es un animal
Que se despierta
Cada mañana
Intentando destruir
Las rejas de su celda.

SOY…


El niño receloso
De  atravesar los zaguanes
Que imprime la vida.

El niño triste
Por la ausencia de marionetas
Por la casa del árbol
Jamás construida.

El niño ensimismado
Con la pelota hecha de periódicos
Y con la alegría
De los amigos invisibles.

El niño acorralado
En el universo de juguetes,
En la soledad rondando
Como un fantasma errante.
                                         

ENTRE TACONES FUGACES

Tu sombra camina sola
Por el laberinto hilvanado
De traición.

Tu piel mítica
Tiene la huella
Del lobo marino
Divirtiéndose con la arena
De cada marejada.

Te observas en el espejo roto
Antes de bañarte con el antiguo perfume
Del sacramento.

Con ansiedad
Gritas el dolor
Del olvido.

Repeles a la vacuidad
Del indigente
Absorbiendo un trago sofocante
Que estalla en el estómago de la noche.

La madriguera se destruye
Con la demencia y su tentación.

Sácate el antifaz de la inmundicia
Y rompe las cadenas del armario
Que te atan a la prontitud de la muerte.

TRAVESIA EN LA DIECIOCHO

Una fauna en dos cuadras
Donde reinan los cuervos,
Donde habita la melancolía
Con sabor a cerveza.

La salsa estalla en los tímpanos
Anunciando una jungla distinta,
Descifrando la selva oculta
De la ciudad gigante.

Los carros transitan
Con la parsimonia del cangrejo,
Los taxis detienen
La redondez del reloj,
Los trajes militares
Son el salvoconducto
Hacia el infierno,
Los trajes policiales
La escarcha de la inseguridad
El látigo de la astucia,
Los trajes marineros
Una falacia pacífica
Que se hunde en la furia
De la tarde maldita.

Las mujeres se paran
Tras las rejas
Apresadas por miradas turbulentas
Perseguidas por demonios internos.


En el mil amores
Las doncellas se bañan
Con rosas ardientes,
En el acapulco
Las aguas resbalan
En medio de las piernas,
En el don Ignacio
Sus hijas son precoces,
En el arco iris
Los colores nos vuelven ciegos.

Impasibles
Vamos despidiéndonos
De las nalgas de esa rubia inolvidable
Que se dirige al fondo del zaguán,
Mientras repasamos
El inmediato compromiso con el verso.


CUATRO ARCANGELES
                                              
 A Pedro Gil,
 con el desgarramiento
 del líquido maldito.
Este papel
Tiene el olor del alcohol
La presencia de los semidioses
La enredadera de los vicios profundos
La alteración del autista.

La rumba es el esperma
Que agita pezones tiernos
El zumbido placentero de las cabareteras.

Las hembras
Son el opio de los poetas
La ruina de los profetas falsos.

El cultivo de la hierba
Entre los dedos
Cristaliza las ideas.

Los globos azules
Se elevan al cielo
Y caen con la nostalgia
De nuestros ojos.

Las promesas son reliquias
De ancianos que se masturban a diario
Sin importarles
Los amaneceres nublados.

El líquido se riega
Desde la infancia
En el hígado de Pedro,
Las arterias se rompen
En la baldosa de aquel antro,
Recluido durante siete años
Como producto de las botellas
Hipotecadas en las orillas
Por falta de mensajes.

Esperamos el último
Alarido de sus huesos,
El letargo final.

------------------------------------
(*) Poemas tomados de “Canto Nocturno” (b@ez.oquendo.editores – Libresa, Quito, diciembre del 2000) de Aníbal Fernando Bonilla F.

Visítanos también en

Radio Mundial Riobamba